Lo que paso en la primera parte

Y en el capitulo anterior

De cómo acepto ser mi novia.

Como olvidarme de aquel diciembre, fue tan especial, tan mágico, por todo lo que paso y por conocerla a ella.

No fue algo fácil llegarle, es algo curiosos, pero cuando platicábamos, cuando la buscaba, sentía como si ella esperara que yo la convenciera de algo. Me alegraba verla por las mañana, por las tardes. Siempre recorríamos juntos aquel camino de regreso del tec, aun con el viento del norte clásico en la región de la temporada de invierno, ella nunca negó que fuéramos por ese rumbo.

Ese puente en el que con el paso de los días fui conociendo más de ella, y ella de mí. Si hay algo que recuerdo bastante, es el último día de clases, la escuela estaba casi casi vacía, eran pocos los chavos que iban, más que nada para preguntar calificaciones, hacer exámenes de última hora, etc. Mis amigos del salón ya no tenían nada que hacer ahí, por lo mismo yo tampoco, pero solo fui por un motivo, verla antes de las vacaciones.

Salí ya tarde de mi casa, como a la 1 de la tarde, que para mi horario y el día, era bastante tarde, el caso es que en aquella ocasión, hacia fresco y el aire no se hacía esperar. Asi que me lleve puesto un suéter rayado, el cual mis compañeros hacían burla por el parecido con un personaje de televisión. Al llegar al tec, no tarde mucho en encontrarla, platicamos un rato y me dijo que tenía un examen en una hora. Tuve que esperarla un rato más y ya para las 4 de la tarde que ella había terminado, la escuela cada vez era un desierto. Pero en la parte del área de contabilidad, cerca del área de industrial donde estudiaba, había un poco mas de gente.

Así que decidimos quedarnos ahí. El clima refresco mas y el viento se fortaleció también, ella traía una blusa manga larga que para la hora en que había salido de su casa, era suficiente. Pero paras las inclemencias de esa hora y el lugar, no bastaban, así que le di mi suéter para que se lo pusiera. Al principio negaba argumentando que no tenía frio, pero conforme pasaron los minutos, me estaba dando la razón. Finalmente se puso mi suéter, se veía hermosísima, se recogió el cabello y nunca podre olvidar esa imagen de lo tierna y hermosa que se veía con mi suéter viejo.

Y así pasaron los minutos y nos quedamos sentados en esa banca, hasta que finalmente, el frio me estaba ganando. Ella me abrazo para apaliar un poco, y poder sentir el calor de su cuerpo. Así nos quedamos todo el rato, sin pensar en la hora ni los minutos, hasta que finalmente llego el momento de irnos. Y fue que tomamos el puente como siempre, para que tomara su taxi de regreso. Nos despedimos con un abrazo y con la sensación de que el próximo año, cuando regresáramos de vacaciones, nuestros sentimientos estarían más cimentados que nunca.

Y así fue, unos días después de regresar en enero de las vacaciones, y después de seguir viéndonos por varios días, finalmente acepto ser mi novia.

La alegría que me invadió en ese momento fue indescriptible, finalmente tenerla a mi lado, saber que podía estar con ella, era maravilloso, y más aun, saber que me quería de la misma manera que yo la quería, era sin lugar a dudas, la cosas más linda que había experimentado.

Pero, las cosas tienden a ocurrir, y pasar por algo. En el próximo post, como se termino todo y mi plan para regresar el tiempo.

—————-
Now playing: Radiohead – Karma Police
via FoxyTunes