Es notable mi ausencia en este blog, de hecho, desde hace semanas, quizás meses pensaba escribir al respecto, pero, por una u otra razón no pude realizar ni siquiera un borrador, revolcando palabras para tener la certeza de que frases usar.

Ahora, algunos meses después de mi último post, me di cuenta, que cada vez que pensaba escribir algo, eran etapas tan diferentes, y con cosas que ocurrían en ese momento, el pretexto perfecto, el trabajo. Pero también cosas como la flojera, y el hecho de que prefería hacer un Prestige mas al modo multijugador de Modern Warfare 2, unos cuantos encuentros en el FIFA o PES de este año, incluso encontrarle el gusto a los juegos de Madden. Todo eso, hicieron que no tuviera muchas ganas de escribir.

Y no es que tuviera una falta de respeto sobre las cuantas personas que visitan este blog, pero es muy lento querer retomar algo cuando no hay muchos deseos. Y ese deseo regreso, poco, pero lo suficiente para querer venir a revivir y levantar este lugar en donde he contado penas y alegrías.

Además, quise evitarme diciembre y todo lo que comúnmente vemos en esas épocas, mensajes de paz y amor, lista a lo mejor del año. Llevaba 4 años haciéndolo… así que digamos que fue un fin de año sabático.

Que puedo prometer para este regreso? No lo sé… la vida tiene largos y complejos caminos en espiral que no permiten planear a largo, mediano o corto plazo, ni siquiera sabemos si el día de mañana nos van a dar un asenso y un despido del trabajo.

Bien que mal, estoy aquí de regreso, hay muchas cosas que alegran mi corazón y que me gustaría contarles, hay males que con dolor, también me gustaría desahogar, promesas de un futuro que sin importa como sea, les iré desenvolviendo.

Algo que si les puedo adelantar, es pronto un playlist, esas canciones que queremos escuchar, o que nos gusta escuchar en el mood idóneo de nuestra vida, en mi caso, el me gusta llamarle, el soundtrack de mi vida. Y cuando alguien me pregunta, cual es la canción que definiría tu vida, no sé qué contestar, pues, no creo que haya una que defina toda como tal, más bien, hay unas que representan momentos, son como esas canciones que ponen en el final de temporada de alguna serie.

Pero si hay una, que siempre, sin importar el momento en que este de mi existencia, me pone muy de buena y me hace recordar buenos y malos tiempos y también me hace pensar en un futuro esperanzador, es sin duda, esta.

Bloc Party – Helicopter